Azafrán: "el oro rojo"

HPIM6383.jpg

Gianna, el jueves pasado en  El ángulo de la Giovi del blog Cronache Maceratesi, habló sobre el azafrán y recordé que tenemos guardados entre tantas cosas una cajita y un frasquito con azafrán que trajimos de España. Quien sabe por cual motivo (tal vez por lo precioso que es éste condimento, al punto de llamarlo oro rojo), en casa no lo usamos jamás, por lo tanto los estigmas se hayan intactos desde el 67′ y el 96′ respectivamente.
Mi hermana recuerda que las cajas eran dos, de las cuales a una se le consumieron todos los sobresitos. Al ser tantos para el consumo familiar (100 sobres por caja), en el interín se olvidaron de la otra caja, que apareció una vez  vencidos éstos.
Luego de 10 años el aroma de aquel en hilos es intenso, aún estando a una cierta distancia; en cambio el aroma del azafrán en polvo no se siente. El sabor de los dos lamentablemente ahora será horrible. Ojalá aún sirvan como colorante! Tendré que probar!
Pero veamos un poco que nos cuenta Gianna en su articulo: El cultivo del Azafrán

Caeruleos floros teneri redolentia bulbi. Premere dona libet, priscis ignota latinis ausoidumque intacta chelynec numina phoebi… Es el inicio del poema escrito en hexámetros latinos intitulado De croci cultu, publicado en Roma en 1510 por Piefrancesco Giustolo, literato spoletino que vivió en la Corte de los Borgia. El poema es un testimonio de la difusión en el pasado del cultivo del azafrán en las zonas de Valnerina, Spoletino y Sabina entre Umbria y Las Marcas. En las iglesias y monasterios, entre las cuales la abadia de Sant’Eutizio en Piedivalle di Preci, era costumbre pagar el diezmo con azafrán.
La importancia que el cultivo desempeñaba, viene de diversos documentos y de la zona umbra de producción, el azafrán llegaba a Las Marcas a los mercados de Camerino y Civitanova. Además de Umbria, otras regiones italianas en donde se cultiva el azafrán son Abruzzo, Toscana y Sardegna. El uso principal era como colorante por la extraordinaria propriedad de la sustancia extraída de los estigmas, además del uso farmacológico y cosmético. Bacon estaba convencido de que el azafrán podía retardar los efectos de la vejez. El unguento crocino, a base de azafrán, era muy buscado y se pensaba che curaba el dolor de cabeza y reconfortase al espíritu. Los apelativos que le fueron atribuyendo son panacea vegetal, rey de los vegetales, alma de los pulmones. Mientras que el uso gastronómico se afirmó posteriormente.
De azafrán y del proyecto de difusión de su cultivo en el sector somontano y montañéz de la provincia de Macerata hablará  el Profesor Andrea Catorci en la próxima manifestación RACI en programa desde el 1 al 3 de junio 2007.  

El Profesor Catorci del Departamento de Ciencias Ambientales de la Universidad de Camerino hace muchos años que sigue el cultivo del azafrán, cuyo interés comenzó en el ámbito del proyecto de Recuperación, experimentación y promoción de plantas oficinales y medicinales entre ellas la malva, el diente de león, el cardo mariano, la valeriana y el anís verde. El proyecto, realizado en colaboración con el Gal Sibilla y el Proyecto Agricultura Sostenible del Parque Nacional de los Montes Sibillini, ha interesado a las comunidades montañeces de San Ginesio, San Severino y Camerino. De dos experimentos uno en Fiastra y otro en Pieve Torina se llegó al cultivo de azafrán en seis terrenos, entre Visso, Fiuminata y Castelsantangelo sul Nera, con resultados estimulantes.
Está ya en venta la primera producción, rigurosamente en pistilos. Se estima que para recolectar un Kg de azafrán en hilos se necesitan alrededor de doscientosmil flores. En el comercio se encuentran varios tipos imitados, especialmente en la droga en polvo; se utilizan flores de carathamus tinctorius, lígulas de calendula officinalis, pétalos cortados de Punica granatum, Papaver rhoeas, estigmas de Crocus vernus Hill. No hay documentos sobre la cultivación en Las Marcas, pero en la zona apeninica del maceratese existen de todas maneras condiciones ambientales favorables que fueron caracterizadas a travéz de indagaciones fitoclimáticas y pedoclimáticas. Puesto que en el territorio se siente cada vez más la necesidad de parte de las haciendas agrícolas de diversificar la propia actividad y el propio rédito, en la óptica de la multifuncionalidad haciendal, el cultivo del azafrán puede ser una actividad a sostener y  entre los proyectos futuros esta también la utilización para producciones particulares como alimentos aromatizados (miel, aceite, queso) en colaboración con otros productores locales. El Doctor Andrea Catorci, curador del proyecto, me anticipó que en elaboración hay también una publicación sobre el azafrán y el libro -del cual me prometió una copia- será presentado próximamente.

Fuente: L’angolo della Giovi, by giovi

Deja un comentario - Say someting kind! (must be approved and please let me know who are you)

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...