Como era en tiempos de los abuelos

Como habíamos escrito precedentemente, en el pasado, en las casas se usaba el “prete” para calentar las camas durante el invierno. Hoy hemos recibido una narración del pequeño Andrea, el hijo de nuestra querida amiga Letizia, que a solo ocho años nos cuenta como era la vida en los años cuarenta, época en que sus abuelos eran jóvenes. Una bella recolección de anécdotas, que nos confirma que también en su casa de invierno se calefaccionaban con el “prete” y la “suora”. A ustedes,

Mis abuelos me cuentan… di Andrea Lucchetta

Yo tengo aún cuatro abuelos: dos que viven conmigo y dos que viven en Calabria.

Los que viven conmigo se llaman abuela Orietta y abuelo Gianfranco. La abuela nació en Jesi el 30 de mayo de 1939 mientras que el abuelo nació en Roma el 11 de abril de 1938. Son casi coetáneos y sus historias son comunes.

Muchas veces mi abuela me cuenta episodios de su vida cuando era niña, mientras que conozco un poco menos la historia de mi abuelo. Mi abuela a veces me muestra algunos documentos, por ejemplo sus boletines o algunas fotos.

He notado que muchas cosas son diversas respecto a hoy día: el modo de hacer las compras, el estilo de vida, el uso de los electrodomésticos y otras cosas.

Cuando la abuela era pequeña, distinto era el modo de hacer las compras. De hecho no existían los supermercados o los centros comerciales , los distintos productos se compraban en negocios específicos como la carnicería, la panadería y la farmacia. Este ultimo era un negocio particular donde era posible comprar la conserva para hacer el salsa, la pasta suelta, los embutidos, el azúcar, el café, las especias y hasta el alcohol para hacer los destilados y licores en casa para las fiestas natalicias. Hilos, agujas, alfileres, y la cintas métrica en cambio se podían adquirir en las mercerías. Algunas cosas las venían a vender a casa como por ejemplo la leche. A la mañana llegaba el lechero en bicicleta y llenaba los contenedores que luego dejaban delante al portón. Ocasionalmente pasaba un señor que, siempre en bicicleta, vendía jabones perfumados, encajes e hilos. En verano a la tarde, estaban los Venecianos, dos señores que guiaban la “navetta”. La “navetta” era un tándem con, en lugar del cesto, un gran contenedor para el helado. Un cono costaba solo 10 liras. Muchas veces sucedía que por el calor el helado se derretía y los Venecianos invitaban a los niños a llevar un vaso.

Además era diferente el estilo de vida. Muchas cosas se preparaban en casa, las prendas de vestir, los licores y los alimentos. Por ejemplo la pasta, “tagliatelle”, “cappelletti” o también la elaboración de la carne de cerdo para hacer el jamón, las salchichas, los salamines y los chorizos para colocar en la pizza siempre hecha en casa.
A veces se hacía también el jabón. Se compraba al carnicero la grasa de cerdo que luego se hacía hervir con soda caustica para obtener jabón para lavarse y lavar la ropa.
Había también numerosas actividades artesanales. Seguido se sentía gritar por la calle al hombre que ajustaba los paraguas o al afilador que afilaba cuchillos y tijeras. Pasaba también el cacharrero, un hombre que reparaba las cacerolas de barro, jarros y platos. Estaban luego los estañadores, los cordeleros, los jaboneros y los zapateros.
También en aquellos años había en Jesi algunas actividades industriales. Mi bisabuela – Angela – trabajaba los fósforos en SAFFA. Se trabajaba también con los gusanos de seda y con la remolacha azucarera. Mi abuelo Franco con casi 18 años trabajaba en la fabrica azucarera y estaba encargado en la cortadora de las remolachas.

Los días trascurrían en el trabajo para los adultos mientras los niños iban a la escuela. La familia se reunía siempre para el almuerzo. La cena se hacía muy temprano porque no había luz eléctrica y se iba a dormir a las 21:00 sobretodo en invierno dado que faltaba también la calefacción.
En primavera y en verano los niños jugaban en la calle porqué no había peligro.
Las calles no estaban asfaltadas pero eran blancas. Había pocos faroles y tenían solo una lamparita. A veces mi abuelo con sus amigos se divertía tirándole piedras para romper la lamparita. En verano pasaba un camión que mojaba las calles para que no hubiera polvareda. Había muy pocos autos, y no había autobús. Los medios de trasporte eran la bicicleta, la motocicleta y el sidecar.

Las comidas eran muy frugales: en el almuerzo se comía caldo de carne o pasta (tocino, manteca, mejorana, agua y sal), el segundo no había nunca. A la noche se comía la carne utilizada para preparare el caldo del día o también la mortadela, raramente pescado. De hecho éste se compraba solo cuando llegaba Aldo, el vendedor de pescado, que traía sardinas y pescado azul. La cena de invierno estaba constituida sobretodo por legumbres. Se comía mucho contorno a base de papa, coliflor, ensaladas y hierbas de campo que recogía tía Rosa. Siempre estaba presente la manzana.
Las meriendas eran a base de “panzanella”, o sea pan – vinagre y poco aceite, o pan y medio tomate o bien pan, vino y azúcar. El sábado era un día de fiesta. La abuela cuenta que iba al horno del tío Ercole, para bañar a todos sus sobrinos y luego de la ducha estaban listos los muñecos de “ciambellone” (bizcochos con forma de muñecos).
Los domingos la comida no era muy diferente al resto de la semana. La única cosa que cambiaba era la presencia de la pasta, a veces hecha en casa, en lugar del caldo.
Muy seguidas eran las vigilias donde las comidas se saltaban para respetar el ayuno. Durante las fiestas de Navidad, Pascua y Patronales las comidas eran en cambio más ricas de hecho aparecían las carnes asadas, los dulces hechos en casa como el “ciambellone”(bizcocho o rosquillas) y las “crostate”. En carnaval era común preparar “castagnole” y “cicerchiata” mientras a San Giuseppe se hacían los “maritozzi”(bollos).

Los electrodomésticos no existían o eran muy rudimentarios. Nadie tenía la televisión en casa, entonces se iba del cura a ver programas como por ejemplo “Canzonissima” o “Quiz” con Mike Bongiorno. Casi todos en cambio tenían la radio para escuchar las prime ras transmisiones como por ejemplo “Bianco e Nero” con Corrado y el Noticiero. En lugar del actual estéreo estaba el gramófono.
No había lavarropas, entonces la ropa sucia se lavaba a mano en los lavaderos públicos donde iban llevando en cestos las prendas y el jabón hecho en casa.
Faltaba también la heladera, así en verano para mantener la manteca y tener agua fresca se compraba la barra de hielo a un vendedor ambulante de nombre Fume.

stufa1.JPG prete1.JPG
Las casas se aclimataban con estufas a leña o a carbón porqué faltaban los calderas. De invierno para calentar a la cama se usaba el “prete”, o sea una estructura de madera donde se apoyaba un bracero. Algunos acostumbraban ir a la cama con una botella con agua caliente para calentarse.

Los juguetes eran pobres y frecuentemente hechos a mano. La abuela quería mucho a sus muñecas de tela. A los 8 años, para la Befana, recibió una muñeca de porcelana que aún conserva en casa. Sucesivamente llegaron las primeras muñecas de celuloide. Cada septiembre en las fiestas de San Settimio recibía una nueva.
Los juegos al aire libre eran fantasiosos y simples. Campana, cuerda y escondida eran los juegos preferidos de mi abuela Orietta mientras “a palline”(bolitas o canicas), “figurine”(figuritas o cromos) y “battimuro”, o sea tirar la moneda o chapita al muro, eran los juegos de mi abuelo Franco. Pero su juego preferido era el de la pelota de trapo. El abuelo siempre en el verano, con sus amigos hacían también la carrera de los “carioli”, que eran construidos por ellos mismos, tomando los cojinetes (ruedas con bolitas) en la Savoia Marchetti.

comunione1.JPG
Raramente iban al cine pagando un billete de 15 liras o habiendo ganado el boleto de ingreso gratuito en la mano frecuentando catequismo o haciendo el monaguillo. Los domingos la abuela iba a misa y tenia que vestir un velo en la cabeza como todas las mujeres.

En aquella época había escuelas privadas y publicas. La abuela Orietta y el abuelo Franco frecuentaron el jardín infantes y la primaria en la escuela privada de las Hermanas Giuseppine y el Colegio Pergolesi. Cada año debían sostener un examen ante una comisión de jueces de la escuela publica.

nonnoscuola1.JPG
Vestían delantales negros y no a cuadros azules como el mio. Terminada la escuela primaria para inscribirse en la escuela secundaria se debía sostener un examen de admisión o se podía elegir de frecuentar el “avviamento” (orientación). Tanto uno come el otro tenían el mismo tiempo de duración, pero solo la escuela secundaria habilitaba al liceo o al instituto técnico comercial u otros institutos.

Al año siguiente del nacimiento de mis abuelos comenzó la segunda guerra mundial. Para ellos fue mas que nada un juego porqué ambos, muy pequeños, cambiaron de casa y fueron a vivir al campo junto a otras familias. La abuela cuenta que le gustaba mucho salir a la mañana para ir a cuidar a loa pavos y a los cerdos junto a otras niñas. Se divertía también viendo a sus padres cosechar el grano. La única cosa que recuerda con miedo es el sonido de la sirena que advertía el inicio de un bombardeo y por lo tanto la obligación de repararse en un refugio. El abuelo no amaba ir a los refugios, entonces con su tío se quedaba al intemperie buscando reparo bajo los arboles.
Luego de 5 años volvieron a casa porqué la guerra había terminado, pero en la ciudad aún estaban los americanos, los ingleses y los polacos que siendo tropas amigas distribuían a los niños chocolate, caramelos, leche en polvo, “chewingum” (goma de mascar o chicle) y pan blanco.

Un pensiero riguardo “Como era en tiempos de los abuelos

Deja un comentario - Say someting kind! (must be approved and please let me know who are you)

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...