Las violetas de María Luisa

Violette in giardino

Apenas florecen las violetas en el jardín huelo su perfume y me vuelve a la memoria una confección de perfume a las violetas que tenía mi tía sobre la cómoda en su dormitorio. Cada vez que iba a visitarla, me atraía esa botella, era increíble, uno de aquellos perfumes que tal vez hoy no esta muy de moda, demasiado dulce. Algunos años después recibí un alhajero Borsari, nombre que es sinónimo de la más grande industria de perfumes italiana de 1800 que contribuyó a transformar a la Violeta de Parma, en la fragancia que ceñaría el ochocientos.

violetta Borsari

La historia de aquel perfume remonta a hace ya tantos años, al tiempo del ducado de María Luisa, segunda esposa de Napoleón Bonaparte, Duquesa de Parma, Piacenza y Guastalla desde 1816 a 1847.
La soberana austriaca adoraba las violetas. Aún antes de su arribo en Italia, en 1815 escribía desde el castillo de Schonbrunn a su dama de honor en París: “Les ruego de hacerme tener alguna planta de Violeta de Parma con las instrucciones escritas para plantarlas y hacerlas florecer; espero que ellas germinen bien, ya que me vuelvo una estudiosa de botánica, y estaré contenta de cultivar una vez más este agraciada pequeña flor…”
Apenas arribada a Parma ella se ocupó personalmente de cultivarla, sea en el Huerto Botánico, sea en el jardín de la residencia veraniega de Colorno. La violeta de Parma era un cruce que pertenecía a la especie de la violeta olorosa.

profumo violetta

también Josefina Beauharnais, la primera mujer de Napoleón, amaba a las violetas, al punto de bordar esta flor en el habito nupcial. María Luisa va más allá de la simple predilección: la violeta se convierte en su símbolo, se encuentra incisa o pintada en los platos, vajillas, abanicos, dedales, papeles, llegando al extremo de sostituir la firma o el monograma; en la corte los valets se visten de violeta y ella misma lleva capas de este color. Una pasión más que intima, de la cual quiere hacer participe al pueblo, tanto que dona dinero a quien le regala mazos de violetas durante sus paseos. Entonces da coraje a los monjes del secular Convento de la Anunciación a hacer investigaciones para saber como extraer la esencia. El trabajo paciente de los monjes llega al resultado esperado y la Violeta se convierte en el perfume oficial de la corte. Los primeros frascos de Violeta de Parma, producidos gracia a la habilidad alquimista de los monjes eran únicamente destinados al uso personal de la Duquesa María Luisa.

En 1870, diez años luego de la muerte de la Duquesa, la formula secreta inventada por los monjes pasó a Ludovico Borsari, hijo de un carpintero y propietario en la ciudad de una barbería. Estos lanzarán al mercado la esencia tan apreciada por María Luisa.

Hábiles creadores los Borsari realizaron cajas y confecciones preciosas y sobretodo bellisimos vidrios trabajados, que caracterizaron la producción Borsari 1870 por más de un siglo. Si se encuentran en Parma podrán visitar el Primer Museo Italiano de la Perfumería (via Trento, 30 / Ingreso: de lunes a viernes de 9 a13 hs y de 14.30 a 17.30 hs. – sábados, domingos y feriados solo grupos registrados).
El museo, dividido en dos secciones, recoge la historia de la Borsari, de sus productos y de la gráfica que ha vestido la fragancia parmesana.

4 pensieri riguardo “Las violetas de María Luisa

  1. Increíble, hace años, de generación en generación las mujeres de mi familia, hemos comprado este perfume, me gustaría a quien pueda informarme, me dijera cómo obtengo este perfume en Argentina?

    Gracias.
    Laura.

    Mi piace

  2. Hola Laura,
    En Argentina no sabriamos decirte a donde lo podes conseguir pero online se puede comprar en el sitio parmashop.it
    Gracias por el comentario,

    Mariana

    Mi piace

  3. Hola! Estoy cantando una canción del compositor chileno Sergio Ortega, con letra de Louise de Vilmorin en donde utiliza a las violetas de Parmas como una imágen que resume un estado de simplicidad o de algo humilde ¿Existen antencedentes de un valor así para estas pequeñas flores? Gracias

    Mi piace

  4. Hola! Estoy cantando una canción del compositor chileno Sergio Ortega, con letra de Louise de Vilmorin en donde utiliza a las violetas de Parmas como una imágen que resume un estado de simplicidad o de algo humilde ¿Existen antencedentes de un valor así para estas pequeñas flores? Gracias

    Mi piace

Deja un comentario - Say someting kind! (must be approved and please let me know who are you)

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...